Décima: EN DOS SONETOS GLORIOSOS BORGES HABLA DE AJEDREZ